Skip to main content

BOLETIN DE PRENSA CONLACTRAHO, GINEBRA 2024:

LAS TRABAJADORAS REMUNERADAS DEL HOGAR DEBEN FORMAR PARTE DE LA ECONOMÍA DE CUIDADOS

Según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 25% de las trabajadoras de cuidados a nivel mundial, son trabajadoras domésticas remuneradas. Solo en Latinoamérica y el Caribe existen 14,2 millones de trabajadoras domésticas, y de ellas el 90% son mujeres, mujeres que laboran en condiciones precarias e injustas, muchas de ellas incluso son menores de edad, migrantes, indígenas, afrodescendientes, pertenecientes en su gran mayoría, a hogares de bajos recursos económicos.

Parte de las responsabilidades que cumple una trabajadora remunerada del hogar, es justamente el cuidado de: niños, niñas, personas con discapacidad o enfermas y adultos mayores, lo que claramente refleja que dicho trabajo esta directamente relacionado al sostenimiento de la vida y contribuye al desarrollo de la sociedad.

Desde la región latinoamericana, varias organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales han propuesto a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el reconocimiento del cuidado como un derecho humano en tres sentidos: el derecho a cuidar, a ser cuidado y a cuidarse. El reconocimiento de este derecho implicaría reconocer la contribución que realizan las trabajadoras remuneradas del hogar con el bienestar de las personas.

Es por eso que la CONLACTRAHO, una confederación conformada por sindicatos de trabajadoras remuneradas del hogar de 16 países; en Alianza con la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH), la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) y CARE, buscamos visibilizar la situación de los derechos laborales y humanos de las trabajadoras remuneradas y su relación con el cumplimiento del convenio 189 de la OIT.

Además de solicitar, el reconocimiento y retribución de las trabajadoras domésticas como trabajadoras del cuidado, por ende, la inclusión en leyes y políticas relacionadas al cuidado como cualquier otro trabajador y trabajadora.

Exigimos el compromiso de los gobiernos de garantizar la protección y seguridad social de dicho grupo de trabajadoras, y exhortar a los gobiernos de la región que aún no han ratificado el Convenio 189 a que lo hagan con urgencia y así lograr un empleo decente para las trabajadoras remuneradas del hogar.

El reconocimiento del cuidado como un derecho humano, que incluya el derecho a cuidar, a ser cuidada y a cuidarse, permitirá construir una sociedad justa que se preocupe de cuidar también a quienes cuidan.

Quieres más información en nuestro MANIFIESTO? LO PUEDES DESCARGAR AQUÍ